Cómo limpiar los sofás tapizados

La tapicería del sofá es lo que le da la belleza y el encanto, especialmente si se trata de un tejido delicado y con un estampado con detalle. Pero es justo la tapicería la parte que está en contacto con el exterior, que va ensuciándolo progresivamente y, sobre todo, la más expuesta a las manchas. A continuación te explicamos cómo realizar una limpieza de sofás correctamente:

La limpieza de sofás

Antes de proceder con la limpieza de cualquier tipo de sofá, es importante utilizar la aspiradora. Mediante este procedimiento eliminaremos el polvo o cualquier tipo de restos de la parte más exterior del sofá y evitaremos su acumulación. Si el material del que está hecho el sofá es delicado, se debe utilizar un cabezal especial para tapicerías y seleccionar un ciclo suave en el aparato.

El aspirado también es la opción principal en el mantenimiento semanal del sofá, aunque se puede optar por máquinas de limpieza por vapor como la vaporetta siempre que el material de nuestro sofá lo permita, por lo que es importante consultar la etiqueta que viene entre los cojines para evitar que las altas temperaturas dañen el tejido.

Existe un tipo de sofá que es el más fácil de limpiar con diferencia: los desenfundables. La limpieza de estos se realiza separando la funda del resto y limpiándola a mano y, en caso de que sea una tela delicada, o introduciéndola en la lavadora.

Limpieza de manchas

En caso de que se derrame algún tipo de líquido sobre el sofá, hay que reaccionar rápido e intentar absorberlo con ayuda de servilletas de papel absorbente o en su defecto una esponja o un trapo. Lo más importante es no frotar, si no dejar quieto el paño y limitarse a absorber.

En caso de que lo que caiga en el sofá sea un elemento sólido pero viscoso, debemos eliminar con cuidado todo lo que podamos con la mano y proceder a la absorción. Existen distintos materiales con los que absorber cada tipo de mancha, por ejemplo, en el caso de que la mancha sea de aceite, se debe utilizar sal.

Una vez se haya absorbido todo lo posible, hay que actuar ante la mancha que ha dejado: Lo ideal es utilizar un tipo de limpiamanchas en seco, pero puede que no se encuentre a mano en el momento, por lo que la siguiente opción es la de verter un poco de detergente en un paño húmedo y recordar: absorber, no frotar.