La plaga de la Oruga procesionara amenaza a los niños

La semana pasada, os comentábamos las plagas mas comunes en España dependiendo de la comunidad y de las condiciones climatológicas.

La actualidad nos hace centrarnos en la oruga procesionaria. Debido a las altas temperaturas que se están registrando este invierno, la oruga procesionaria ha proliferado en campos y parques suponiendo un autentico peligro para los niños e incluso la muerte para los animales como los perros.

Recomendaciones contra la oruga procesionaria

Los expertos recomiendan evitar cualquier tipo de contacto, ya que en el momento en el que la oruga entra en contacto con la persona puede hacer enfermar de gravedad.

Las orugas tienen finos hilos donde ocultan el veneno, son estos pelos los que pueden producir desde urticarias hasta reacciones alérgicas, sobre todo en los niños, al ser mas inofensivos, mas vulnerables.

Estos animales suelen estar siempre unidos, como si de una procesión se tratara (de ahí su nombre de oruga procesionaria), y suelen ubicarse cerca de los pinos ya que es allí donde inhalan los ‘bolsones’ en los que se desarrolla la larva. Es justo esta manera de estar juntos, formando procesiones las que llaman la atención de los niños y se acercan a tocarlas.

Como adelantábamos antes, los problemas de la oruga no solo afectan a humanos sino que también a animales. Según han señalado los expertos, los perros y los gatos también son muy vulnerables ante estos animales. Normalmente, se las comen y se tragan así todo el toxico que contiene el insecto. Es por esta razón que sufren necrosis en la garganta y en la lengua.

En el caso de que note que su perro o gato tiene picores, babean mas de lo normal, y se rascan la zona de la boca, llévenlo inmediatamente al veterinario o laven la zona con agua para intentar diluir el toxico lo antes posible. El principal problema de la colonización de estos animales es el calor. Las altas temperaturas están favoreciendo a que las orugas procesionarias colonicen y además que lo hagan antes de lo habitual.