Trucos para la limpieza de sofás

El sofá es uno de los elementos de la casa más costosos de limpiar y el que más limpieza requiere ya que es el lugar de la casa que más se suele utilizar y que por tanto, más suciedad coge. Toma nota de estos consejos para la limpieza de sofás.

La limpieza del sofá debe iniciarse con un buen aspirado y cepillado para eliminar el polvo, los pelos y el resto de suciedad que se acumula al tumbarse con los calcetines puestos o de la comida, así como para poder limpiar el sofá de los diversos ácaros.

En el caso de que sea de cuero o escay o algún material similar, deberás prestar especial atención con los productos que empleas. Son tejidos delicados que puede estropearse fácilmente. Para limpiar el cuero lo mejor es usar una fina gamuza o paño de microfibra así te aseguras que no lo rallas. Si hubiera mancha, deberás ayudarte de un detergente neutro diluido en agua y aplicarlo. Ayúdate con un trapo.

La crema hidratante que utilizas para hidratar tu piel, también viene muy bien para mantener hidratado el cuero. En el caso de que se vierta algún liquido en el sofá, te aconsejamos que te lo limpies según se derrama. Si pasa el tiempo, es posible que se quede incrustada la suciedad y sea más complicado que se quite la mancha. Lo idea es mezclar agua tibia y jabón neutro para prevenir la mancha. Usa un cepillo de dientes viejo para aplicar la mezcla.

Te recomendamos que aunque limpies frecuentemente tu sofá, al menos una vez al año, contrates una empresa de limpieza profesional para que pueda quitar aquellas partículas más difíciles y que se resisten. De esta forma, te aseguras que tu sofá o sillón queda completamente limpio y alargar así la necesidad de comprarte otro.